Hemos actualizado nuestros términos legales y de privacidad sobre el uso que hacemos de sus datos personales, disponible desde la sección de Aviso Legal y Política de Privacidad y Cookies.
Esta web utiliza cookies propias o de terceros. Al continuar con la navegación usted acepta el uso que hacemos de ellas. Si lo desea puede modificar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR

Passivhaus o la construcción pasiva hacia la edificación industrial

ENERO

Nos encontramos en un momento histórico en el cual existe la percepción social generalizada de que algo debe cambiar. La profunda crisis económica mundial hace que nos cuestionemos la validez de muchos de los procedimientos empleados hasta la fecha, aunque hayan funcionado razonablemente bien durante décadas. Previamente, crisis ambientales no resueltas y el fantasma del agotamiento de recursos energéticos fósiles, entre otros, nos invitan a tomar posiciones y aplicar principios de precaución, que aminoren nuestra dependencia energética y nuestro impacto natural. Nos encontramos ante un giro obligado hacia la sostenibilidad.

La construcción pasiva o "Passivhaus", basa su esfuerzo en reducir al máximo la demanda de energía de los edificios y su principal valor es el rigor del diseño y cálculo de los proyectos y de la ejecución de las obras de forma tal que se puede garantizar que los valores teóricos calculados se ajustan a los valores reales que se obtienen una vez construido el edificio.

La Directiva 2010/31/UE establece que todos los estados miembros deben tomar medidas para lograr edificios y construcciones públicas así como los edificios de nueva planta sean de consumo de energía bajo. Se ha marcado como fechas límite el año 2018 y 2020 respectivamente. Se trata de construir para consumir la mínima energía necesaria, tanto en el proceso de obra como en el funcionamiento de la casa una vez terminada.

El mundo industrial va a seguir esta dirección, de ahí que en ISEGA tengamos un  equipo de profesionales que trabaja y busca, desde el procedimiento y la secuencia de pasos a desarrollar,  tanto en diseño como en ejecución, conseguir construcciones con demandas muy bajas de energía para confort térmico. Es importante entender que la construcción industrial pasiva representa el máximo exponente de entre los métodos constructivos de baja demanda energética del edificio en uso, durante su vida útil. En los distintos trabajos para la edificación industrial (instalación eléctrica, comunicaciones, seguridad, maquinaria de montaje...)tal vez no exista una ruta bien definida, pero la edificación sostenible industrial intuimos que va a ser el camino.