Hemos actualizado nuestros términos legales y de privacidad sobre el uso que hacemos de sus datos personales, disponible desde la sección de Aviso Legal y Política de Privacidad y Cookies.
Esta web utiliza cookies propias o de terceros. Al continuar con la navegación usted acepta el uso que hacemos de ellas. Si lo desea puede modificar sus preferencias en su navegador.

ACEPTAR

La importancia del RFID en la Industria 4.0

JUNIO

La tecnología RFID es una vieja conocida de la industria. Tuvo su origen en los años 70 y su utilización se incrementó en la década de los 90.

Durante años, los procesos de fabricación del sector industrial se han ido automatizando progresivamente, produciendo flujos de bytes electrónicos que se mueven a través de las redes cableadas e inalámbricas por toda la planta, manteniendo a los operadores informados y los sistemas automatizados sincronizados entre sí. Posteriormente, con el objetivo de lograr una mayor visibilidad y funcionalidad, el sector centró sus esfuerzos en implantar complejos Sistemas de Ejecución de Fabricación (MES) y Sistemas de Planificación de Recursos Empresariales (ERP’s). Con todo, muchos datos se aislaban en silos operativos perjudicando la toma de decisiones en tiempo real.

Con la llegada del IoT (Internet of Things) al sector provocó un importante cambio conceptual y estructural en el modelo industrial en el que todas las capas están interconectadas. Un gran ecosistema productivo en el que conviven objetos y operadores humanos (Industria 4.0).

La aplicación de la tecnología RFID juega un papel muy importante en las actuales fábricas inteligentes. Su utilización posibilita la comunicación de los datos entre productos, sistemas de control, máquinas y operadores de forma autónoma, simple y económica. La transmisión de datos entre producto y sistema facilita una gran personalización (manuales, idiomas…) puesto que es el producto el que aprende a la máquina en cuanto a lo que necesita en un determinado punto de la cadena de producción. Durante la etapa del proceso o al final la etiqueta RFID actualiza el estado guardando toda la información necesaria para el siguiente paso en la cadena industrial. 

Desde el punto de vista logístico, el RFID en tareas de seguimiento y control, permite potenciar la visibilidad y mejorar la eficiencia en toda la cadena productiva. El acceso digital ayuda además a proteger a las marcas frente a la falsificación y favorecer el paso de los productos a través de las aduanas.

En la distribución final del producto, el consumidor podrá comprobar su autenticidad gracias a la información que contienen las etiquetas RFID. Una etiqueta que seguirá proporcionando información entre el consumidor y fabricante acerca de la garantía, reciclaje, repuestos… Por todo ello, la tecnología RFID permite desplegar la Industria 4.0 hasta el punto de venta final preparándolo para el IoS (Internet of Shopping).