Apoyo total del sector eléctrico con el Plan Nacional de Recuperación para Europa

NOVIEMBRE

El Plan de Recuperación para Europa aprobado en julio del presente año supondrá un verdadero impulso a la transición energética y a la digitalización. El fondo de 750.000 millones de euros ayudará a los países miembros de la Unión Europea para hacer frente a la crisis que ha producido la actual pandemia.

El compromiso de la UE pretende reforzar la visión de convertir a Europa en el primer continente neutral de carbono en 2050, lo que favorece el crecimiento económico en sectores que contribuyen a la innovación, el empleo y la eficiencia energética.

En este marco colaboran las principales empresas del sector eléctrico con el reto de promover la economía verde y digital que favorezca la recuperación económica y el crecimiento futuro, así como contribuir en la reducción de las emisiones de carbono.

Por este motivo, los representantes del sector eléctrico nacional han solicitado a los diferentes Ministerios del Gobierno de España, patronales y otros organismos, un conjunto de medidas a llevar a cabo:

  • Incrementar los objetivos de reducción de emisiones de carbono en España al menos al 55% para el 2030, con el objetivo de acercarnos a la neutralidad de carbono en 2050.
  • Simplificar la normativa y procesos administrativos para la canalización de los fondos incluidos en el Plan de Recuperación para Europa, a través del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia.
  • Vigilar y controlar la utilización de los fondos en proyectos innovadores y sostenibles, priorizando la presencia de productos fabricados por la Industria nacional con centros productivos en nuestro país y Europa, así como la reducción de emisiones de carbono.
  • Canalizar la inversión pública y la iniciativa privada hacía resultados centrados en un crecimiento verde y digital.

Además de mostrar su apoyo al Plan Nacional de Recuperación, en dicho comunicado sector eléctrico solicita al Gobierno que establezca una hoja de ruta con la que se puedan respaldar las inversiones que favorezcan al desarrollo de tecnologías limpias y promuevan una demanda de bienes y servicios bajos en carbono.