Australia apuesta por el agua reciclada purificada

05/07/2024

En respuesta a ciclos climáticos cada vez más impredecibles e irregulares y al aumento de la población, Australia está intensificando su apuesta por el uso de suministros de agua independientes de la lluvia, como las aguas desalinizadas o las aguas recicladas purificadas.

Según Sydney Water Corporation, la mayor empresa de servicios de agua de Australia, actualmente el 80 % de las aguas residuales del área metropolitana de Sídney se descargan al mar después de un solo uso. Esta práctica, exacerbada por la sequía que afectó al país entre 2017 y 2020, ha llevado al gobierno de la ciudad a buscar alternativas de suministro de agua más sostenibles y resilientes.

Aunque las ciudades y pueblos australianos están cada vez más dispuestos a considerar el uso de aguas recicladas purificadas (PRW) en sus sistemas de agua, los expertos señalan que la educación pública sobre este recurso aún debe mejorar. La baja adopción de estas soluciones se debe más a la falta de aceptación pública que a limitaciones científicas o técnicas. La principal preocupación entre los ciudadanos es la seguridad y la calidad del agua reciclada para consumo humano.

En los últimos años, las discusiones sobre el agua reciclada purificada han sido recurrentes en Australia. Es crucial destacar la importancia de la educación y la consulta pública para abordar las preocupaciones existentes y eliminar las barreras para la implementación de soluciones sostenibles en futuras crisis de agua.

Según una encuesta nacional liderada por Aurecon, una empresa internacional de diseño e ingeniería, el 80 % de los australianos considera importante explorar fuentes de agua alternativas para mejorar la seguridad hídrica del país. La aceptación de estas fuentes alternativas está fuertemente influenciada por experiencias previas con escasez de agua y el uso de alternativas hídricas. Por ejemplo, los residentes de la región de Orange muestran mayor disposición a adoptar agua purificada en comparación con otras regiones menos afectadas por sequías severas.

En todo el mundo, numerosas ciudades han utilizado agua reciclada purificada de manera segura durante más de medio siglo. Perth, en Australia, es un excelente ejemplo de cómo abordar este proceso de cambio. La educación continua y consistente de la población sobre el uso del agua reciclada es fundamental para implementar estas soluciones innovadoras y asegurar los suministros hídricos para las generaciones futuras.

Fuente: interempresas